sábado, 15 de diciembre de 2012

La promesa


Llevaba una cartera de color azul francia, un piloto color tiza que apenas dejaba ver sus rodillas y su caminar   apresurado y nervioso hacìa pensar que estaba llegando tarde a alguna parte.
El tràfico estaba atascado en la avenida como casi todos los dìas en esas horas de la mañana.
Clara había dormido poco, pero un café negro había logrado darle la energía para caminar rápido, atenta a los cruces de calles de una ciudad algo convulsionada.
Hubo momentos que cruzó entre colectivos y taxis, haciendo piruetas varias, entre bocinazos y algunos piropos desubicados.
Pero su andar llevaba decisión, actitud desafiante, y eso llamaba la atención.
El viento movía su cabello, y abría apenas su piloto dejando ver algo mas sus piernas.

- Buen dìa Clara, no corras, èl todavìa no ha llegado.
- Buen dìa Hugo, ya se que lleguè antes, me esforcè para hacerlo.

Llegò a su escritorio, colgó el piloto, apoyó su cartera en la silla, y fue al baño como de costumbre.
Volviò, y ni bien colgó su cartera, y atinò a sentarse llegò el Sr. Galli, su jefe.

- Buen dìa Clara, alguna novedad?
- No Sr., estaba por entrar a su oficina cuando lo vi llegar, hoy tiene la reuniòn con el gerente de ventas a las 9,15.
- Si, ya se, gracias. Me traes un café cortado como siempre, por favor.
- Si, enseguida.

El Sr. Galli, se acomodó en su sillón, se aflojó un poco su corbata, miró la foto enmarcada de su familia, y la tomò y la guardò en el último cajón de su escritorio. Se dio vuelta y se quedó mirando por la ventana que daba a la calle.
Apareció Clara con el café y le pidió que por favor cerrara la puerta.

- Clara, hoy es un día muy especial para mi y quiero que lo sepa. Necesito de su colaboración, estoy un poco nervioso, o como decirlo, con la cabeza en otra cosa.
- Bueno Sr. cuente conmigo.
- Acabo de separarme y no estoy bien.

La cara de Clara se transformó, era una noticia que no esperaba escuchar.

- Pero, disculpe, es definitivo?
- Creo que si . Tuvimos varios intentos de separación pero que no llegaban a hacerse realidad, ahora es distinto, anoche me fui de mi casa. Es un paso importante, creo.
- Bueno, lo dejo solo, no quiero molestarlo.
- No, por favor, quiero que suspendas la reuniòn de las 9,15 y la pases para mañana a la misma hora, y quiero que te quedes conmigo un rato.
- Bueno, como quiera, voy a informar de la suspensión de la reunión y ya estoy con Ud.

Clara cerrò la puerta, y caminò despacio, se sentò, le hizo un mail al gerente de ventas rapidamente.
Volviò y entró y se paró del lado izquierdo del escritorio y observó como su jefe tenía la mirada perdida hacia la ventana.

- Sentate, no te quedes parada por favor.

Clara se sentò frente a él, y no sabìa que decir. Si bien lo conocía hace mas de 7 años, su timidez y la seriedad a la que él la tenía acostumbrada no ayudaba a superar esos silencios que hacen a una situación algo incómoda.
Quiso tratar de descontracturar su postura de oyente pasiva y le preguntó:

- Sr, quiere contarme algo, desahogarse, puedo escucharlo, si le hace bien.

El Sr Galli, descolgó el teléfono, la miró fijamente a los ojos y comenzó a hablar.

- Clara, cuanto hace que nos conocemos vos y yo?
- Y como 7 años mas o menos.
- He sido bueno con vos, respetuoso, buen jefe?
- Si Sr, por supuesto, ha sido siempre en jefe comprensivo. Pero porque lo pregunta?
- Querìa saber tu opinión sobre mi. Te acordás cuando te peleaste con tu novio de tantos años y viniste llorando un mediodía, estabas tan triste que no podías con tu alma.
- Si, como no voy a recordarlo.
- Quiero confesarte algo que he venido callando porque te respetè siempre, pero no puedo callar mas.

Clara abrió los ojos y apoyò sus brazos en el escritorio, para escuchar atentamente.

-Me gustas mucho. Hace tiempo que me pasa esto y no puedo mas con esta situación.

Ella lo miró frunciendo el seño y no atinó a decir palabra.

El Sr. Roberto Galli se paró, y se acercó a ella, quien ahora lo miraba sorprendida pero espectante a la vez.

- Clara, quiero invitarte esta noche a que cenes conmigo, yo se que acà no es el momento ni el lugar, quiero estar con vos, los dos solos y charlar esto, estas de acuerdo?

- Sr. yo...no se que decir....
-Por favor basta de Sr, llamame Roberto, te lo pido por favor, y tuteame.

El Sr. Galli tomó su mano y la acarició.
Y ahi ella sintió, eso que hay que sentir para decir:

- Si, iré a cenar con Ud, con vos, perdón. Acepto la invitación.

El sonrió, volvió a sentarse, pasaré a buscarte a las 9 por tu casa, esta bien?

- Si, está  bien.

- Bueno ahora si, continuá con tus tareas, gracias por escucharme, .

Ella se levantó, acomodó su pollera y su pelo detrás de las orejas y se retiró.

Y mientras caminó hacia su escritorio, pensó, y ahora que...?... me dijo que le gusto, yo no lo sabía, jamás me lo imaginé, nunca tuve un indicio de que le gustara.
Un hombre discreto, respetuoso, que no le confiaba asuntos de su vida privada, que jamás se propasó con ella, o le dijo algun piropo subido de tono. A veces elogiaba su trabajo o su vestimenta pero siendo cuidadoso  en sus apreciaciones.
Un hombre que le lleva 10 años, casado, con dos hijos, que no sonreía a menudo, ni se sabía de salidas con amigos, o flirteos con otras compañeras.

Bueno ahora solo quedaba pensar, en que se iba a poner esa noche y dejarse llevar.

Una mañana que parecía igual a las demás, no solo no lo ha sido sino que ella vuelve a tener una ilusión y nada menos con el hombre que admira, que no se permitió sentir mas que eso, por sentirlo un hombre prohibido, inalcansable, y en último término, un hombre casado.

Sonriò para afuera, sonrió para adentro, y sintió esas cosquillas inquietantes que se sienten en estos casos, durante todo el día..

(continuará)
.

.

jueves, 13 de diciembre de 2012

La muerte de la camarera (3ª entrada, el final)

Los ojos del miedo

El fiscal Balestra, mira la escena del crimen, camina alrededor del cadaver, sin tocar nada.
Mientras la policía científica toma las huellas digitales por todos lados, el cuarto, el living, la puerta, los vasos, la pava, el mate, el baño, todo.

Han pasado unos días, y llega un patrullero y se estaciona frente la verdulería a las 8 de la mañana.

- El Sr. Alberto Perez?
- Si, soy yo Sr.-
- Me tiene que acompañar, queda imputado en el asesinato de la Srta. Eugenia Frías, tiene derecho a guardar silencio, a tener un abogado que lo asista y si no lo tiene, el estado le adjudicará uno a la brevedad.

El agente se lleva esposado a Alberto, quien dice ser inocente, pero ya nadie lo escucha.
Todas las huellas digitales son las de él, claramente sería el asesino.
Y al tiempo lo llevaran a juicio y seguramente lo declararán culpable.

Mientras un hombre, de unos 30 años, vuelve a tomar el 17 a las 6 de la mañana, una parada antes de donde lo tomaba Euge, y como todos los días, con su camisa recien planchada, se dirige a su trabajo de recepcionista, a seis cuadras de la verdulería de Alberto, en un albergue transitorio de la calle Salta.

Ella jamas reparó en él, pero este hombre pulcro y tímido, nunca le hubiese hablado, pero mas de una vez se bajo tras ella, y la siguió tomando recaudos.
Y un dia se atrevió un poco mas.


- Al fin te veo una manchita, que te pasó, te cortaste al afeitarte?,( le dijo su compañero al que él relevaba, a diario)
Mirá que sos impecable che, al menos asi pareces de este planeta.

El joven sonrió y dijo si, haberse cortado al afeitarse y no se dio cuenta de que había manchado su pulcra camisa blanca.
Esa mañana, unos guantes ensangrentados fueron a parar a los residuos de un hotel de parejas, no llamò la atención de nadie
Y con la punta de una toalla mojada, el joven desmanchó la camisa blanca cuidadosamente.
Igualmente nunca volvería a ser la misma, una aureola delatora estaba ahí, situación que lo incomodaba demasiado.

En el Bar Lunares blancos, ya han tomado a una nueva camarera, joven y sexy, pero todos recuerdan los ojitos pìcaros y el desparpajo de Euge, la moza rubia que aspiraba a bailarina..
.
Pero la vida de aquel joven no ha cambiado, la misma hora, el mismo colectivo, el mismo silencio.
.
No existe el crimen perfecto pero.................hay un hombre inocente en la carcel que recuerda a Eugenia sonriente..

Y hay un hombre libre que jamàs la vio sonreir, solo vio los ojos del miedo.
.
.

FIN

La muerte de la camarera (2da entrada)

Las huellas del pecado

La persiana del living estaba baja, la única luz natural que entraba era la de la cocina.
Los platos sucios de la noche todavìa estaban en la pileta.
Una radio FM sonaba con música nacional. Pero igual Eugenia escucho unos pasos. Se acercó a la puerta, y rapidamente la cerrò con llave.

- Alberto, no vuelvas a dejar la puerta sin llave, si te vas a mandar una macana y encima dejar la puerta abierta para que cualquiera te vea o escuche, no me parece inteligente de tu parte.
- Linda, no me di cuenta, de que macana estas hablando, creo que somos amigos hace tiempo, y no le hacemos mal a nadie.
- Bueno..., sacando a tu esposa.
- Euge.... sabes que ella no viene por acà, y lo hablamos mil veces, venì...dame un beso, dejame disfrutarte, no perdamos tiempo.

Alberto, como otras tantas veces, abrazó fuertemente a Euge y juntos cayeron en la cama, bramando de placer, la química era estupenda, lo demas no importaba.
Ademàs ella no era ambiciosa en las relaciones, no le importaba ni su profesión, ni la camioneta vieja, le quedaba cómodo, lo disfrutaba, lo consumía como quien come una mandarina, gajo por gajo hasta terminarla. Y luego seguía su vida.
Tampoco ambicionaba mucho en su propia vida de trabajo, era camarera y miraba a las  bailarinas de caño y deseaba llegar a bailar asi. Y nada mas.

Pasaron unos quince minutos cuando el celular de Alberto sonó y era Andres que reclamaba su presencia en la verdulería.

- Uh que querès pibe? No....pero no alcanza con lo que te dejè?, ... y debajo de la lata? Ah no, no ya se donde está, me traje la guita yo, la tengo en el bolsillo del jean, que boludo, ya bajo pibe.
Ay nena, perdoname pero me tengo que ir, Andres necesita un dinero que tengo acà. Y no puedo ya volver, tiene  que hacer unas entregas y me quedo yo a cargo. me perdonás?.
- Ya se Alber, andá, la seguimos otro día, sabes que conmigo no hay problema.

Ella quedó en la cama, Alberto, se vistió, abrió la puerta, salió y bajó rapidamente.

Alguien se escondió en el pasillo, en las sombras.
Se acercó, luego de unos instantes, y golpeó la puerta dos veces.

- Ahora que? de que te olvidaste?
(Abrió la puerta con su remeron blanco, el cabello recogido con un broche y descalza)

Un empujón la tiró al piso, se arrastró hacia atrás, mientras preguntaba temblorosa:

- Que querés? No me hagas nada, te doy lo que me pidas, por favor...!!!!
Se arrastraba mientras lloraba, hacia atrás mirando a los ojos a esa persona, que la miraba con odio y la amenazaba con un cuchillo.

- Queres la guita? Te digo donde está, no es mucho, es lo que queda de este mes..

Fueron sus últimas palabras, se abalanzó sobre ella y comenzó a acuchillarla y le tapaba la boca con un repasador, llevaba puestos unos guantes de latex, y eso hacía pensar que era algo premeditado aunque fuera de una manera rudimentaria.

La radio sonaba, igual sus gritos no fueron escuchados, se ahogaron., se defendió con sus piernas y brazos, pero el asesino, estaba montado sobre ella y le hacìa inmovilizar sus miembros inferiores con sus propias piernas, pero un brazo mientras pudo lo sacudió hacia su cara, porque el otro era sostenido por la mano izquierda del agresor contra el piso.
Solo bastaron dos acuchilladas, una cerca del cuello y otra en el vientre.
Hasta que ese brazo libre comenzó a aquietarse lentamente hasta caer pesado al piso.

El asesino se paró, miró a su alrededor cuidadosamente, limpió el arma blanca con un papel cualquiera que tiro por el inodoro, y la guardó en su mochila, sacó del bolsillo interno un marcador negro indeleble, lo iba a usar pero se arrepintió, entonces fue al  baño tomó un lapiz labial de Euge color ciruela y en su muslo derecho escribió:  PUTA.

Se sacò los guantes, los guardó cuidadosamente, y tomando una servilleta doble de papel, abrió la puerta, la cerró muy despacio y salió con la mayor naturalidad hacia la escalera para bajar los dos pisos que lo separaban de la salida.

Mientras la sangre de Eugenia corría como arroyo por el living, tiñiendo la alfombra barata color marrón.

Alberto, estaba vendiendo a sus clientas los tomates de quinta que habian bajado de precio, al fin.

Y un hombre de mediana edad, caminaba hacia la esquina sin despertar ninguna sospecha.
Y era el asesino de la jóven y bella Eugenia Frías, la camarera del "Bar Lunares blancos"

(continuarà)






La muerte de la camarera

Eugenia está muerta, su cuerpo boca abajo yace en el piso de su departamento de dos ambientes, al lado del único sillón de dos cuerpos que hay en el living.

Ella salió del bar nocturno donde trabajaba a las 6 de la mañana, con un jean ajustado de color azul, y una remera amarilla de mangas tres cuartos y una mochila negra con vivos rojos.
Asi la vieron por última vez sus compañeros, el mozo, el barman, y el dueño del bar, Adolfo.
Al llegar a la vereda saludó a Benito, el repartidor de diarios, al que saluda todos los días a la misma hora.
Caminó 3 cuadras hasta la parada del colectivo, lo esperó sola, no había gente, era muy temprano.
A los cinco minutos lo tomó, hizo su viaje acostumbrado sin sobresaltos, como siempre apoyó su cabeza en la ventanilla de los asientos de uno a la altura de la puerta trasera, siempre lo hacía ya que el miedo a dormirse le hacía pensar que si despertaba y se había pasado unas cuadras podía rapidamente tocar el timbre y bajar.
Había tres personas sentadas, una mujer de unos 50 años que llevaba un bolso mediano y también dormitaba como podía.
También había un hombre, de edad incierta que parecía estar llevando una buena borrachera encima y  llevaba los ojos cerrados con la cabeza inclinada hacía abajo, su aspecto era sucio y harapiento.
Y había un joven de unos 30 años, con una mochila azúl, llevaba anteojos, el pelo corto, parecía estar limpio y su camisa blanca parecía recien planchada.
El colectivo 17 sale a unas pocas cuadras de donde lo tomó Eugenia, por lo tanto se va llenando de a poco en su trayecto.
Ella bajó en la misma parada de siempre, caminó esas dos cuadras que la separaban de su departamento, rapidamente, tenía ganas de ir al baño con urgencia.
La última media cuadra hasta corrió., saludó al verdulero que ya tenía su negocio abierto y estaba acomodando unos tomates.

- Rubia, siempre llegas justo eh!!!
- Es cierto che, bajaron los tomates? porque hoy quiero comer una buena ensalada mixta de una vez, jaja
- Si, ya bajaron, venite que te elijo los mejores nena...
- Dale, mas tarde bajo.

Eugenia buscó la llave en el bolsillo externo de la mochila, abrió la puerta,subió las escaleras rapidamente, abrio la puerta "C" del segundo piso y se fue directo al baño. Mientras orinaba se sacó la remera, cuando terminó  se paró y abrió la ducha.
Se miró al espejo, y se sacó el maquillaje rapidamente.
Se dio una ducha corta pero reparadora, salió del baño envuelta en su toallón anaranjado, y ya en su cuarto buscó su remeron blanco y se lo puso, se sentó en la cama y dudo en encremarse las piernas primero, entonces se levantó y fue a la cocina , comió unas galletitas dulces y puso la pava para unos mates.
Cuando de pronto sono el timbre del portero eléctrico.

-Si ,quien es?
-Alberto, te separé un kg de tomates, te los subo, estas presentable?
-Ja, si dale. Te hago dos mates, ya llegó el pibe?
- Si, por eso.

El pibe, Andrés, se podía quedar mientras Alberto subía como lo había hecho otras veces.
Alberto tenía la llave de abajo, tiene varios clientes a los cuales lleva el pedido, y es de suma confianza.

Golpea la puerta dos veces.
Eugenia abre de par en par.

- A ver....
- Que queres ver linda?

Alberto abraza a Eugenia y acaricia su cola debajo el remeron y siente todavía la humedad de la ducha caliente.
Ella se rie, y acaricia sus rulos desprolijos.

- te vas a duchar primero eh
-Si, si claro, ahora mismo, como te deseo nena...

Alberto se metió al baño, la puerta ha quedado entreabierta apenas.
Eugenia toma un mate, ceba otro y se va su cuarto, pone el mate en la mesa de luz, baja la persiana dejando apenas que entre la luz de la mañana y espera a su amigo desnuda sobre la cama, habiendo antes prefumado su cuello con su colonia favorita.
Mientras Alberto canta bajo la ducha una canción , que hace sonreir a ella, y hace el gesto como diciendo; Ay Dios, y cree que canta bien.

Se escuchan unos pasos que suben la escalera, ella gira la cabeza, y por el sonido se percata que debe estar la puerta abierta, se escuchan demasiado claros.


(continuará)



sábado, 1 de diciembre de 2012

Dar el paso

Con los pasos del volver,
a reecontrarme conmigo
camino la vida mía
Y veo de otros, caminos
la belleza, la quietud,
la esfervesencia, la luz,
la injusticia repetida,
la rescatada virtud,.
Es solemne dar el paso
para seguir el sendero,
quiero ver del medio vaso,
solo y nada mas lo bueno.
Dar el paso hacia adelante
noble, leal y certero
Camino hacia la luz
sin peso del equipaje
sin reproches al pasado
con un toque de coraje.

sábado, 24 de noviembre de 2012

Tu semilla


Las semillas equivocadas
que se siembran a destiempo
no serán de la cosecha
que no las derriba el viento.
Ni la helada matutina
ni el granizo repentino
ni la tormenta excesiva
que logra anegar caminos
Nada de eso hará que veas
un futuro renegrido
si has sembrado tu semilla
con el amor verdadero
en el tiempo merecido
Y tu cosecha será
el fruto de tu leal esmero
el precio de tu paciencia
y la riqueza conciente
de tu feliz apariencia.

Mi atinado desvelo


Del camino proyectado
con las curvas y las rectas
de los campos sembrados
de las palabras correctas
Me nutro, me alimento
me atrevo y me deslizo
no me atropella el viento
y me despego del piso.
Como mariposa renacida
alegre emprendo el vuelo
Como velero atrevido
desafío la tormenta
para amarrar al cielo
con el ancla del destino
de mi atinado desvelo

miércoles, 31 de octubre de 2012

Vive...



Hasta que repitas los errores
sin que te sientas fracasado
hasta que veas que los heroes
no lo son tanto
Hasta que las alas abiertas
te hagan volar sin caer.
Serás inmortal,
aunque caigas sin saber
hasta donde llega el pozo
y de un solo tirón
subas hasta flotar
y nades entre recuerdos
defectos y trabas
y tus virtudes afloren
entre los cuerdos
y asumas tus hazañas.
Hasta allí,
vive...



miércoles, 17 de octubre de 2012

Nacieron para volar



Desde que sabes que dio positivo, la vida empieza a cambiar.
Mientras no se mueve, te decis, estará ahí? Parece que nada cambio, pero si.
Cuando lo ves latir en la primera ecografía, empezás a entender que existe y está ya dentro tuyo como el médico lo había dicho y el test. también.
Un día sentis como una cosquilla casi imperceptible, y es que se mueve, y lloras de la emoción, porque no lo podes creer, está ahi dentro, es tuyo, late y ya se mueve, como puede ser?
Cuando la panza se hace ver, te la miras todo el tiempo, la tocas, la acaricias, te mimas vos y te miman los demás.
Mas tarde le ves en otra eco las piernas, los pies, los brazos, las manitos, y comenzás a adivinar su carita y si queres hasta podes saber su sexo.
Y sigue ahi, feliz y vos feliz por que el está con vos, dia y noche, cuando reis y cuando lloras, cuando comes y cuando te duchas, cuando caminas o dormis la siesta, cuando vas a trabajar y cuando subis al tren.
Está siempre con vos.
Y cuando llega el momento te pones ansiosa, irá todo bien? me va a doler? le va a doler a él o a ella?
Sabré pujar, respirar como me enseñaron, sabré reconocer una contracción, y él sigue ahi lo mas contento.
Y un día nace, sale al mundo, para crecer a tu lado, darte amor y vos demostrarle dia a dia que sos aquella que lo guardó en su panza 9 meses maravillosos. Demostrarselo con hechos, ejemplos, y educandoló.
Y todo es un acto de amor incondicional, desde amamantarlo hasta hacerlo dormir, o cambiarle el pañal.
Y despertarse de noche todas las veces que él lo quiera. Y crecen muy rapidamente, gatean y luego caminan, y van a  la escuela para aprender y obedecer otras voces distintas.
Pero ahora ya  no es nuestro ya es del mundo, solo le formaremos las alas para que pueda volar.
Y no lo entenderán, y nos pondrán mala cara cuando llega esa etapa de la pubertad y la adolescencia.
Nosotras estamos ahi pero ellos ya se están yendo.
Ellos ya pertenecen al mundo exterior., y desde el primer día.
Desde el primer dìa tienen identidad, carácter, personalidad, instinto, voz, y voto.
Dominan, gritan, rien, lloran, corren, nadan, solo les falta volar.
Entonces un dia vuelan con esas alas que vos misma les formaste mal o bien. Porque nosotras tambien nos equivocamos, como ellos lo harán.
Y lo único que querés es no verlos sufrir, y es casi un imposible.
Los verás sufrir, equivocarse, golpearse con la vida, caerse y volver a levantarse.
Y ellos ya no se acuerdan de cuando estaban en la panza, lo recuerdan un tiempito muy corto. De bebés.
Y nunca más.
Pero vos no lo olvidaras nunca hasta que te vayas de esta tierra.
Siempre recordarás todo desde que viste las rayitas del test o el resultado positivo.Y de ahí para adelante no te olvidarás mas, y la naturaleza hace que no recuerden que estuvieron dentro nuestro.
Es asi que siempre los amaremos pase lo que pase, aunque floten en otras aguas.
Mamá siempre estará.















domingo, 14 de octubre de 2012

El sueño de Blanca (segunda parte)


Enrique comprende que Blanca ha resignado su viaje varias veces, que no se atrevió a decirle la verdad sobre su enfermedad pero no puede imaginarse a esta mujer fuerte pero enferma, sola en Roma.
Se despide de Juliana con un fuerte abrazo. Ella sube a su auto y se va hacia su casa muy preocupada.
A la mañana siguiente Enrique llama a Juliana al celular.

- Juliana, supongo que tu madre te ha dejado los datos del hotel donde se hospeda
- Si, lo dejó en un nota sobre la mesa de la cocina.
- bueno pasamelos por mail lo mas pronto que puedas, estoy saliendo a comprar mi pasaje, no puedo estar acá pensando en como estará o que estará haciendo, me voy....
- Ay Enrique, gracias, para mi es una idea maravillosa, me alivia escuchar esto. Gracias.
- Me despido, te tendré al tanto.Un  beso.

Blanca, ya desayunó, es su tercer día, toma su pequeña cartera, su cámara digital y se dispone a salir a la vereda, una excursión al Coliseo Romano la espera hoy por la mañana. y un almuerzo en las afueras de la ciudad. Mañana ya parte hacia el pueblo de sus padres a 180 km al norte.
El micro arranca lentamente con los turistas sentados, ella se ha ubicado al lado de una señora brasilera muy agradable.

Se estaciona un taxi y baja Enrique con su valija y un piloto gris perla cuelga de su brazo.
Entra al hotel, pregunta por Blanca y le informan que ha partido de excursión, deja su equipaje para que sea llevado a la habitación que reservó para ambos desde Bs.As. Una suite a la que Blanca deberá cambiarse.
Sale a la vereda, compra un ramito de flores silvestres y llama a un taxi.

-Al Coliseo por favor.

Es un día soleado pero no tan caluroso para esta fecha veraniega, el cielo está despejado. Blanca camina
junto al contingente, saca fotos, está feliz. En un momento decide sentarse en unos escalones y tomar un refresco observando y admirando todo lo que ve. Cierra sus ojos sintiendo el sol que calienta su cara.
De pronto siente una mano sobre su hombro y reconoce el perfume.

- Enrique!!
- Si soy yo. estoy aquí, donde siento que debo estar, he venido a perdonarte y compartir con vos este viaje tan importante, puedo?
Un abrazo apretado interminable los unió en aquellas gradas y un  cielo diáfano de Roma  fue el testigo.

La turista brasilera les dice:
- Ay que bonita pareja hacen, puedo sacarles una foto?
Enrique le entrega el ramito de flores y poniendo su brazo por detrás en su cintura, sonríe hacia la cámara mientras Blanca lo mira y un lágrima recorre su mejilla lentamente.
- Te amo, sos especial, perdoname..
- Blanca mirá la cámara, sonreí, vamos... sonreí....


FIN

El sueño de Blanca (primera parte)




Querida Juliana:
He tomado una decisión que ni  a vos, ni a Enrique le gustará.
Lo estuve pensando mucho y este es el momento de hacer el viaje.
Me siento bien, la enfermedad me está dando un respiro, los análisis han salido mucho mejor. Este es el sueño de toda mi vida y ya no me queda tiempo.
Estoy en el aeropuerto, vendí las joyas y compré el pasaje.
Te dejé sobre la mesa de la cocina los datos de mi hotel y tambien los datos de mi vuelo de vuelta.
Mi médico me dio el permiso y le pedi que no te comentara nada. Perdoname.
Se que Enrique no hubiese permitido que viaje sola. Mi vida ha sido una larga batalla resignando siempre mis deseos.
Me voy solo por quince días. Voy a Roma.
No pude decirle la verdad a Enrique, lo siento, juro que lo intenté.
No va a pasarme nada, espero me entiendan,nos veremos a la vuelta, estaré bien.
Los quiero y los abrazo con el corazón.
Blanca.

Juliana estaciona el auto, baja y ve a Enrique que sale a recibirla.
- Hola Juliana, me sorprendió tu llamado, pasa algo?
-Si, Enrique, tenemos que hablar.
-Pasá, tomá asiento, algo fresco, café ?
-No, gracias.
Juliana apoyó su cartera y su  abrigo  a su lado en el sillón y reclinó su espalda apoyando su cabeza y cerrando sus ojos un instante.
Abrió su cartera y sacó una hoja de papel donde imprimió el mail de su madre.
- Lleguè acasa, abri mis mails y me encontré con esto.
Enrique lo toma con su mano derecha y comienza a leerlo sentado en el sillón de su escritorio. Su sorpresa, su bronca lo hace parar y caminar hacia la ventana.

- Pero que es esto? me podes explicar.....tu madre se ha vuelto loca? Me ha dejado a 4 meses de la boda y adelanta este viaje y se va "sola" y habla de una verdad que desconozco.
Enfurecido levanta la voz mirando a Juliana en tono inquisitivo.
- Que verdad? que es lo que no se?
- Me es dificil explicar esto, es que tendría que ser ella quien lo hiciese.
- Juliana por favor, te entiendo, pero ella está volando a Roma, que pasó? porque?
- Mamá está enferma, tiene cancer hace mas de ocho meses, ya estaba enferma cuando ustedes comenzaron la relación y no se atrevió a decirselo. No ha querido hacer el tratamiento porque no le daban garantías y era cruento. La operaron le estirparon el tumor, y ahora hace unos meses que va mejorando pero  no sabemos por cuanto tiempo.seguirá así.
Me había prometido contarle todo en estos dias, y en vez de hacerlo, decidió esto.
Pensó que casarse en Diciembre era una locura, preparar todo, incluso el viaje, sin saber como estaría su salud. Y pensaba en lo injusto que era esto para usted.

- Lo injusto es que no haya confiado en mi para que yo la acompañe en todo este proceso y porque no en este viaje. estoy empezando a sentir una mezcla de sentimientos, bronca, pena, mi corazón se sacude, mi cabeza es un huracán de ideas e imágenes y a su vez tengo ganas de abrazarla y ella está cruzando el océano.
Jamás se quejó de un dolor, no manifestó nada que pudiera hacerme pensar en una enfermedad semejante

Enrique se larga a llorar junto a Juliana y se abrazan uniendose en el dolor.

Mientras tanto Blanca sentada de lado de la ventanilla piensa en su familia y en él.

"Es la primera vez que pienso en mi y en cumplir este deseo y tengo que hacer sufrir a tanta gente que quiero"
Recuerda que Julio, su marido, que falleció hace 6 años, le jugó a la ruleta todos sus ahorros y lo perdió todo. En otra oportunidad le dio el dinero ahorrado para emprender un negocio que fundió en poco tiempo.
Blanca siendo profesora de Historia en dos colegios, y a  veces tres, siempre mantuvo su casa y trataba de ahorrar. Pero era mucho el sacrificio.
Mientras ella recuerda todo esto en un avión rumbo a Europa, su hija está relatando las mismas historias a Enrique con los ojos llenos de lágrimas.
El mira por la ventana, triste. Tantos proyectos hermosos de los dos......


continuará

lunes, 8 de octubre de 2012

18ª ent. IDENTIDAD REVELADA (EL FINAL)

 Solo Angela

-Hola Angela, escucha bien lo que te voy a decir, estas bien?
-Si, Max, mas tranquila y armando en mi cabeza una sesion para Martín.
-Bueno, mejor asi, lo vi hoy, y te va a llamar, quizas hoy mismo.
-Como que me va a llamar hoy?
-Solo te digo esto, quiero que estes prevenida, no puedo contarte mas.
- Pero Max, porque? si Martín me cree de viaje?
- Bueno, te va a llamar, te lo digo y no debería hacerlo, asi que agradeceme.
- Pero vos le contaste?
- No, como le voy a contar, no puedo decirte mas, te mando un beso.
- Pero que hago lo atiendo? si supuestamente no estoy en Buenos Aires.
- Creo que deberías atenderlo, es importante para vos, no dejes de hacerlo.
- Ay lograste inquietarme Max. Estoy muy nerviosa ahora.
- Chau, suerte, beso

Angela camina de un lado a otro de su living y mira el teléfono continuamente.
Pasó mas de una hora y ha tomado la llave escondida y la aprieta en su mano izquierda.
A pesar que desde el sábado viene tomando el valor necesario para hablarle, esto acelera un desenlace.
Acelera una confesión, y sus latidos se aceleran también.

Suena el teléfono.
Se acerca a él, lo deja sonar varias veces pero atiende.
- Hola
- Angela, estas de vuelta ya?
- Martín, si he tenido que volver antes de lo previsto.
- Puedo verte hoy?
- Hoy?
- Si, es urgente
- Siendo asi, si en un hora te parece?
- Si, perfecto. Hasta luego, y gracias.
- Hasta luego.

Corta, y queda inmovil unos instantes.
Ha llegado el momento, no se puede esperar mas.
Abre su mano y mira la llave, camina hacia su cuarto celeste y hacia el placard del secreto.
Y comienza a cambiarse, suelta su cabello, maquilla sus ojos y su boca, perfuma su cuello apenas.
Y se sirve algo fuerte para darse valor.
Sus ojos se llenan de lágrimas, pensando que Paula dejará de existir para siempre.
Pero se mira al espejo y piensa.

No, esta soy yo, tambien soy yo, solo que no me esconderé mas en un placard
Se sienta en su sillón a esperarlo, está ansiosa pero a su vez decidida. Martín se merece la verdad.

- Quien es?
- Martin, no bajes, ya me abrieron.

Golpea su puerta unos instantes despues.
Angela se para y camina hacia ella.
La abre.

-Hola
-Paula.......sos vos?
-No, soy Angela, te debo una explicación, quiero que me escuches....

Martín estaba preparado de alguna manera para saberlo, pero queda sorprendido igual al abrir ella la puerta asi como la mujer que conoció en el bar.

-Quiero contarte una historia que no justifica mi actitud, se que estuve mal, pero es mi verdad, podrás juzgarme, no entenderme ni perdonarme, queda en vos.

Y comienza a contar la historia de su vida.
Pero recordando el consejo de Max, mientras lo hace, comienza a sacar esa especie de màscara que lleva Paula, entre el peinado, el maquillaje, y se ata su pelo, desplaza hacia atrás su flequillo y lo sujeta lentamente con una orquilla, se levanta y toma sus anteojos para ponerselos, camina por el living mientras habla.

-Martin esta soy yo, Angela, y la que viste al entrar es la mujer que conociste una noche de lluvia en aquel bar nocturno.. Quiero decirte que desde que te vi aquella noche y me besaste mi vida ya no fue igual.que antes, y nada volverá a ser igual.
Me enamoré de un paciente en la piel de Paula, pero ella no existe, soy yo Angela la que te quiere, la que te desea, y es muy dificil para mi asumir esto delante tuyo.

- Yo te vi, la ùltima noche que estuvimos juntos, vi tus ojos, tu sonrisa, te reconocí y no supe que decir o hacer, quedé maravillado por la experiencia de tenerte entre mis brazos, pero a su vez una confusión  me invadió, pero ahora al escucharte y ver como te desprendiste de Paula, me quedo con esta mujer pero  se que las dos se unen en mi y dentro tuyo.
Angela estoy enamorado de vos y no me importa nada, tu historia da a entender tu sufrimiento y quien soy yo para juzgarte prefiero comprenderte y darte todo mi amor..

La abrazó muy fuerte y al oido le dijo:

- Sos preciosa, asi de simple, y quiero darte todo lo que te ha faltado todos estos años.
- Martín, te amo, no sabía como reaccionarías, yo tambien te daré lo mejor de mi.

Y la llave del placard, fue dejada por Angela puesta en la puerta, ya no hay nada que esconder, y quizás de vez en cuando luzca algún vestido seductor para salir con Martín.

Y tal vez pronto salgan los cuatro, porque Max ya encontró a su chica natural.
Y Mili no tiene secretos, porque no sabe guardarlos.
Al tiempo Max abandonó su profesíón e incursiona en la música de los espectáculos de stand up que Mili protagoniza con algun éxito.

Como en las novelas tradicionales la chica se queda con el muchachito, hoy el joven es muy afortunado porque se quedó con dos chicas hermosas..........dos en una. Que mas quiere...............




FIN

Quise no ser cursi, pero me fue imposible.....

domingo, 7 de octubre de 2012

17ª entrada de IDENTIDAD REVELADA


La imprevista pregunta

Lunes 19 hs.

-Adelante Martín, como estás?
-Bien, vos?
-Me duele un poco la cabeza, pero es como una resaca de pensamientos. Yo me entiendo...
- Tengo algo que contarte, que en realidad no se si vos sabes o si también ignoras como yo.
- No entiendo, explicate.
Max, se sienta, se coloca sus anteojos haciendo de vincha y lo mira con su ceño fruncido.
- El viernes me vi con Paula, la llevé a cenar, estaba hermosa, cariñosa, dulce y seductora como siempre.
Pero ha ocurrido algo, desconcertante.. Angela está de viaje?
- No entiendo a que viene la pregunta.
Max, cruza sus piernas rapidamente y baja sus anteojos. Comenzó a ponerse nervioso, se paró fue a buscar dos vasos, le sirvió agua a Martin y se sirvió el también.
- Cuando estuvimos solos, de pronto vi en ella los ojos, la sonrisa, la voz, todo de Angela, y no supe que decir, es ella?. Porque a su vez es distinta. Pero la vi, la sentí, era ella. Bueno, no se.
- Bueno, tal vez es porque Angela te atrae y no te habías dado cuenta y esta chica se le parece...
- Max, vos sabes algo?
- No.
- Está de viaje?
- Llamala, no se si volvió, capaz que está, no lo se.
- Quisiera verla, hablar con ella....
- Intentalo Martín, hace lo que sentís. Solo puedo decirte que Angela es una mujer estupenda, única, una excelente persona capaz de seducirte como jamas imaginaste. Y no necesita disfrazarse, o esconderse detrás de otra mujer. Eso es lo que yo pienso, pero no puedo ser muy neutral, la quiero, es mi amiga.
- La llamaré
- Yo también para ver si está en Buenos Aires, no lo se.
Max no podía evitar sus nervios pero trató de superar el momento lo mejor que pudo, pero obviamente no sabe si hizo bien.
- Gracias Max, pero intuyo que sabes algo que no podes decirme.
Max hizo silencio y se despidió de él alegando que tenía otro paciente pronto a llegar.
- No quisiera haber sido engañado en mi buena fe, solo quiero saber la verdad, sea cual fuere.
- Seguramente la sabrás, pero solo ella puede responder esas preguntas.
- Gracias, y hasta la pròxima.
- Hasta pronto Martín.






continuará...

16ª entrada de IDENTIDAD REVELADA


La verdad...y el secreto

- Cuando yo nací, eramos dos, dos niñas mellizas. Mi hermana murió de muerte súbita cuando solo tenía un año. Era muy bonita, ella era Paula.
Mis padres nunca pudieron superar esa muerte, mi padre murió en un accidente siendo yo muy chica y mi madre unos años después murió luego de una larga depresión
Yo crecí en el medio de la pena de ambos pero sobre todo de mi madre, siempre a su lado las fotos de Paula rodeandola, y yo relegada a la sombra de ese recuerdo.
Siempre pensé que ella hubiese sido muy bella como ya lo era de pequeña, en cambio yo era distinta, ademas una nena sombría, callada, triste. Mi personalidad me afeaba mas aún.
Hace unos años quise de alguna manera parecerme a ella, o lo que ella hubiera sido, una mujer avasallante, atractiva, y comencé a reinventarla de miles de maneras hasta que encontré como y con que maniobras.
Y empecé a salir y dar su nombre a aquellos desconocidos que se cruzaran en mi camino.
Nunca formalicé ninguna relación, temiendo esto.
Hasta que Martín se cruzó aquella noche mágica en aquel bar y no pude superar lo que antes me era muy facil. No pude olvidarlo. Y era mi paciente, el paciente de Angela.
Ahora vivo huyendo de mi realidad a cada momento, y le debo a él la verdad.

-Angela, no es dificil porque esta sos vos, y sos maravillosa, mientras hablabas, te sacaste el maquillaje, te ataste el cabello, sujetaste hacia atrás tu flequillo, y te pusiste tus anteojos, y si Martín hubiese visto como nosotros esta escena se enamoraría aun mas de vos.
Puedo darte un consejo?
- Si, por supuesto.
- Recibelo aquí en tu primera sesión luego de tu supuesto viaje, siendo la Paula que él conoció pero decile que sos Angela y contale esta historia. Y deja que él vea en vos a Angela mirándote a los ojos.
- Me cuesta mucho pensar en estar acà en mi casa siendo Paula.
- Es que aunque te vistas distinto y sueltes tu pelo vos sos Angela, no sos Paula y lo sabes...
- Si, lo se.
- Tenes varios días para elaborarlo, para desterrar a esa hermana de tu yo y dejarla ir en paz.
- Trataré, lo prometo.
Mili se acercó a ella y la abrazó afectuosamente en un gesto de amistad.

-Angela, quiero ser tu amiga, contá conmigo para lo que sea, estoy acá al lado, entre Max y yo podemos ayudarte..
-Gracias Mili, gracias Max. Amigos.
- Pronto estaremos los cuatro juntos con Martín sentado aquí a nuestro lado. Estoy un poco celoso pero lo superaré...
- Te quiero Max , siempre te voy a querer.
- Yo también preciosa. Solo decime que harás, cuando estaras preparada, yo el lunes lo veré a las 19 y lo escucharé y no le contaré nada, obvio.
- Bueno, lo pensaré. Ahora quisiera estar sola, gracias por todo.
Necesito pensar en mi, pero también en él.




continuará...


15ª entrada de IDENTIDAD REVELADA


A la sombra de Paula

Max y Mili atentos como esos locos improvisados investigadores privados, siguen ahi a media cuadra del edificio donde vive Martín.
De pronto ven salir el auto de la cochera, arrancan despacio y a los lejos los siguen, pocos autos circulan a esa hora de la madrugada algo húmeda y sin viento.
Despues de un rato paran en una casa, ella baja, entra en un pasillo, atina a entrar y saluda a Martín. El se va.
Pero con sorpresa ven como esa mujer misteriosa, al minuto corre hacia a la esquina y toma el primer taxi que pasa.
Sorprendidos la siguen hasta que se dan cuenta que para y se baja en el edificio de Angela, y también el de Mili, por supuesto.

- Es ella, Max, te lo dije.
- Que hacemos, no aguanto mas, vamos...
-Subamos, (dice Mili)
Tocan a su puerta.
- No te asustes Angela, soy yo Max, abrime.
- No puedo ahora
- Lo se todo, abrime.

Angela abre la puerta y ellos la miran y no pueden creer que sea ella.

-Bueno, ya está. Sabìa que esto ocurriría algún día.
-Porque no confiaste en mi?
Mili permanece callada, esta vez.
-Perdoname, no pude. Pero no doy mas, me enamoré de Martin y no me atrevo a decirle la verdad.
-Pero mi angel, vos podías enamorarlo siendo quien sos.
-No, no podía, nunca pude. La luz de Paula siempre vivió conmigo, dejándome en las sombras.
Les voy a contar mi historia, sientensé por favor, voy hacer café y les contaré.



continuará...

14ª entrada de IDENTIDAD REVELADA


Detectives improvisados

-Bueno Mili, acá estoy, que hacemos?
- Yo diría ir a cenar por ahì, sorprendeme, elegí un lugar. Y despues vemos.
-Dale, conozco un lugar con mucha onda que te va a encantar.
-Hace mucho conocés a Angela?
-Hicimos la carrera juntos, yo la terminé mas tarde, por vago y nos hicimos amigos eternos, jaja.
-Yo quiero ser actriz, estoy estudiando. A ella la conozco poco, nunca pude mantener un diálogo de mas de cinco minutos. Me esquiva, bueno es asi, y yo demasiado charlatana.
- Es acá, mirá encontré donde estacionar rápido, aleluya.

Se sentaron en una mesa bastante al fondo, hay fotografías en blanco y negro, mostrador de madera del 1900, pisos de baldozas antiguas. Conversan un rato, hacen el pedido y hasta brindan por esta improvisada salida.

-Oh, oh, mirá ese tipo de campera de cuero gris que se está sentando, es paciente de Angela, lo viste?
- Cual? Si es Martín, es mi paciente ahora.
-Lo vi una sola vez salir de dpto de ellay me acuerdo bien como Angela lo miraba.
-Como lo miraba?
-Le gusta, me di cuenta, no soy tonta. Ella lo negó pero se le notaba.
-Ahi llega una mujer y lo saluda, no la puedo ver bien, pero debe ser Paula. Quisiera verla de cerca
-Porqué Max?
-Ay, no te puedo contar, es un secreto entre él y yo. Pero ha ocurrido algo casual que adelanta los hechos.
-Ay me muero por saber mas.
-Esa mujer tiene secretos que no quiere develar.
-Como Angela...
-No entiendo, que secretos tiene Angela.
-Ella tiene un secreto, y hace tiempo que lo se.
-Te escucho
-Ella guarda un secreto en un cuarto, hay una llave que ella esconde y además todos los viernes o casi todos, sale de noche tarde. Ella cree que no la he escuchado salir pero la he visto como tres veces y escuchado otras mas. Y se la ve muy diferente, parece otra persona.
-Estas segura?
-Si Max, yo la vi.

Max se queda reflexionando lo que acaba de escuchar pero no puede unir del todo las piezas, pero algo empieza a sonar en su cabeza, algo le dice que esta noche va a ser especial.

Ha pasado mas de una hora o dos. Paula se ha mostrado amorosa y sonriente. Martín la ha mirado toda la noche con dulzura y con deseo.
Se retiran del lugar y la pareja de Max y Mili cautelosamente los siguen alejados.

-Están entrando a la cochera de un edificio, debe ser donde vive Martín. Vamos a tener que esperar bastante, creo.
-No importa, charlemos asi nos conocemos mas.

Esta pareja tan peculiar jugando a los detectives se está concociendo, se rien, escuchan música, se seducen por momentos, sin perder de vista el edificio de la calle Amenabar.

Mientras Paula sigue siendo Paula y Angela duerme dentro de ella, pero las dos sin duda disfrutan un momento de amor.    



continará...

13ª entrada de IDENTIDAD REVELADA


Max conoce a Mili

- Era esta la llave, no, es esta, la redondeada, ahi está, se abrió.
- Ay Max, que susto me diste, por favor, que estas haciendo acà?
- Vos que estas haciendo?, No estabas en la costa? No me lo pediste, pero siempre que te vas yo soy el que te riega las plantitas estas, te acordas? Che ni que vieras un monstruo!!
- Si, y no se como haces pero siempre se me mueren la mayoría en ese lapso de tiempo.
- No te fuiste, que pasò?
- Eh....esperá que voy al baño y te cuento, dame dos minutos, si?
- Dale. el lunes vino Martín (le grita)
- Si,... era el dia que él iba no?
Ay Dios que le digo, que suspendí el viaje, por... por....
Un silencio para pensar bien que decir...
Sabes que pasó, la chica de al lado tiene una mancha terrible de humedad en la cocina que parece que viene de acá, entonces van a mandar en estos dias un plomero a revisar y arreglar el caño roto.
- Y te perdiste el viaje...
- No pero en unos dias me voy, ni bien vengan a arreglar, me voy.
-Que lindo que estas acà, ahora me vas a hacer unos mates y un sanguchito de cualquier cosa.
- Si, claro, te lo hago ya.
- Que te pasa, estas nerviosa, como alterada.
- No, bueno estos arreglos, pienso en lo que van a ensuciar, si lo harán bien, que se yo, esas cosas.
- Que tipo bárbaro Martín, me cayò re bien.
- Si, mirá que bien.
- Si, pero tiene mucho que aprender de mi, de mi sabiduría y mi experiencia.
- Jaja, porqué lo decis.
- Nada, son cosas de hombres, Ud, señorita se quedó afuera de esto.
- Mirá que rico lo que te preparé Max, es de matambre.
- Buenisimo.

Es viernes, Angela mira la hora varias veces, de pronto tocan el timbre.

- Hola Mili, que haces?
- Es que me falló una amiga y no tengo con quien salir hoy, y te queria decir si queres ir a tomar algo conmigo. Estoy aburrida.
- Ay no Mili, no puedo, pero gracias, otro día arreglamos para hacer algo.
- Perdón, no me vas a presentar .
- Si, claro, Mili, este es mi amigo Max, Max ella es Mili., mi vecina
- La del problema en la cocina?
- No, no, no, es la del otro lado la del problema.

Max la mira rapidamente de arriba a abajo y le sonríe sin disimulo.

- Max podrías acompañar a Mili, bueno, no se si ella quiere, te digo que te vas a divertir con él, una salida con Max no tiene desperdicio.
El reacciona rapidamente..
- Si vos queres, yo soy materia dispuesta Mili, y vamos donde vos quieras. Solo tendría que ir a casa ducharme y cambiarme y ponerme mas lindo, nada mas.
- Bueno, me parece buena idea, me caes bien, dale.
-Bueno quedamos, a que hora paso?
- A las 10 te parece?
- Bueno, genial.

Max aparta a Angela, llevándola hacia la cocina y le dice:

-No tengo un mango amiga, pero te prometo que en poco tiempo te la devuelvo.
Escuchame le gusté de verdad o está muy desesperada, por lo menos vi que es bien al natural.
-Si, Max está todo bien, divertite.
Angela busca en su cartera y le da dinero para la salida

- Andá, que es tarde, la vas a pasar re bien.
- bueno, listo, nos vemos preciosa. Chau mi angel., gracias..

-Angela, es divertido?
-Muy .... Y es un buen tipo, pero te dejo tengo un compromiso y se me está haciendo tarde, beso.

Cierra la puerta.
-Martin me está esperando y yo así. Por Dios apurate Angela.


continuará...




.


jueves, 4 de octubre de 2012

12° entrada de IDENTIDAD REVELADA

Preguntas recluidas

Angela se pregunta porqué no puede decir la verdad a Martín.
Que la frena, cual es el miedo?
Siente que esto es algo muy parecido al amor, y porque no jugarse a decirle: Soy yo, Angela.
Porque él juzgaría su doble vida, si Paula ha estado con muchos hombres, si se ha burlado de él todo el tiempo, si se ha aprovechado de conocerlo a traves de la terapia y saber como actuar para conquistarlo. Si lo ha hecho tambien con otros pacientes con el solo fin de divertirse.
O si realmente esta doble vida tiene un enlace patológico, algo en su pasado que la lleva a hacer esto.
Todas las preguntas, todas y ninguna.
Recluida en su casa, no atiende pacientes, solo sale a caminar a veces al atardecer. Está triste, apenada, confusa y no sabe como actuar y lo peor, no quiere pedir ayuda ni confiar este secreto a nadie.
Martín ya la llamó dos veces esta semana, y ella fue muy cortante, alegando mucho trabajo pero le prometió verlo el viernes.
Sabe que él ya debe haber acumulado preguntas para hacerle y no sabe si podrá sortear nuevamente estos cuestionamientos.
Sabe también que no puede confiar en Max, no puede decirle que es ella la mujer de la que Martin le habló.
Siente que el dolor de no haber confiado en él, su amigo, no lo podría soportar.
Todo esto le hace mal, se siente insignificante, una basura, cuando antes toda esta situación era una fiesta para ella, una diversión, una atrevimiento y desafío a los sentidos.
Pero ya es jueves, mañana debe verlo y ya no queda mucho tiempo para tomar la decisión.
Ahora tiene miedo de perderlo y eso si la angustia mas.
Tal vez debería ir a verlo siendo ella misma y abandonar a Paula..
Mucho que decidir para tan pocas horas.

Continuará....

miércoles, 3 de octubre de 2012

11° entrada de IDENTIDAD REVELADA


Terapias alternativas...?

-Adelante, esta es mi casa, soy un poco desordenado como verás, y te voy a atender acá en mi living.
Te podes sentar acá en este sillón, te parece?
- Si, no hay problema.
- Bueno Martín, Angela te deribó y acá estoy para escucharte atentamente.

Martín miró a su alrededor, y observando detalles, una decoración media hippie, bastante colorida, se daba cuenta la diferencia abismal comparando con el consultorio tan sobrio de Angela.

- No se si Angela te habló de mi, te hizo algun resumen de mi vida.
-Yo preferí que no, simplemente comencemos a partir de hoy, de que sentis hoy.
- Me separé hace siete meses, hice un duelo por eso, y ahora conoci una mujer, y me parece que estoy enamorado.
- Bueno, está buenísimo!!
- Si, pero, no se si ella siente lo mismo, nos vimos tres veces ya, pero no termino de descubrirla, de entenderla, siento que oculta cosas de su vida. Estoy desorientado, y a su vez muy enganchado.
- Tal vez el misterio la hace mas irresistible.
- Puede ser...
-Como es ella?
- Es especial, tiene una mirada muy dulce y a su vez provocativa, es simpática, agradable.
- Si, si pero como es fisicamente, está al natural?
- Como?
- Si, tiene cirugías, las lolas hechas, o algo así.
- Creo que no, no lo noté, pero a que viene la pregunta.?
- No, es un raye mío, tengo un preconcepto sobre las mujeres operadas, bueno no es un preconcepto, tengo teorías propias, de que son especiales. A mi me caen mal.
- Ja, bueno, no, creo que no está operada.
- Volvamos, que es lo raro de ella?
- Es como que me oculta algo y no se que es. La llevé a mi casa, hicimos el amor, y en la mitad de la noche se quiso ir y no permitió que la lleve.
- Pero a ella la viste bien, disfrutar, eh....
- Si, claro, pero ya no es la primera vez que en un momento es como que sale disparada, hasta con miedo.
- Con miedo?
- Si, esa es mi impresión, claro.
- Donde la conociste?
- En un bar, una noche, la primera vez que salía solo despues de mi separación, y la vi, como se sacaba el piloto mojado y ya no pude mirar a otra mujer.
- Asi, sin mas?
- Si, así.
- Vos vivis solo y ella?
- Con una amiga, me dijo
- La llevaste hasta su casa?
- Solo una vez.
- Y no te tentaste, de volver hasta alli, y tocar el timbre.
- No la verdad que no, es que soy respetuoso, si ella no me dice, bastante me costó tener su celular.
- Porque?
- Porque la primera vez me lo dio cambiado, no era de ella. Y despues tuve que esperar a que ella me llamara para agendarlo. Ahora si lo tengo.
- Pensas que es casada?
- Es una de las posibilidades, pero no se...
- Mirá yo tengo métodos diferentes a los demás terapeutas, te voy a ayudar con esto desde mis formas de actuar en estos casos.
- No entiendo, como?
- La próxima vez que salgas con ella, yo te voy siguiendo de atrás.
- No, no
- No, pero yo con discreción, a lo lejos, quiero verla, seguirla, observarla, y te voy a dar un visión mía que generalemte es acertada.
- Pero, no me parece.
- Te dije que yo, actúo diferente, vos necesitas de mi ayuda. Ahora entiendo porqué Angela te deribó conmigo porque ella me conoce y estos casos son para mi.
- No sería mejor dejar pasar unas salidas mas a ver si ella se suelta y comienza a confiar en mi. Y me cuente todo lo que le pasa?
- Si, claro es que eso lo va a hacer igual cuando ella quiera, pero vos, Martín ya vas a estar prevenido por mi, me entendes? Ya  lo vas a saber y sabrás como actuar, me explico, no se hable mas.
La próxima vez, me avisas, y yo cautelosamente la seguiré.
- No puedo creer lo que me propones, me descoloca, parece que en vez de haber venido a un psicólogo vine a  ver a un detective privado.
- No, no me ofendas, esto es una ayuda para avanzar en la terapia, para tu beneficio personal.
-Lo pensaré Max, pero me parece una locura.
- Bueno si en unos dias mas te enteras de todo, no va a ser necesario. Pero si esto continúa me vas a necesitar, Martín. Y yo estaré dispuesto, y te apuesto lo que quieras que tedremos que hacerlo asi. Porque ella no está decidida a contar nada, lo presiento.
-  Bueno , mirá te pago la consulta, y te prometo pensarlo.

Saca su billetera, le paga y lo queda mirando, como desconfiando de su cordura.

- Martin, confia en mi, si el destino quiere que esta mujer sea tuya lo será, pase lo que pase. Pero vos tenes que estas mas fuerte y yo te voy a ayudar.

Martín se va pensando, pero como Angela lo deribo a este tipo tan raro...
Bueno, cuando vuelva del viaje, sigo con ella.
Mientras tanto quizás descubra el secreto de Paula y él me ayude a superarlo o enfrentarlo.
Tal vez sea hasta divertido..
Parece un buen tipo. Pero loco.
Ay Angela, es un cambio grande.

continuará...





10ª entrada de IDENTIDAD REVELADA


Te quiero Max

Paula ha pasado con Martin unas horas llenas de caricias, de deseos consumados, de amor.
Pero debió irse y no quedarse mucho mas, ya que el engaño se apodero de ella con miedo, a ser reconocida, a pesar de la luz tenue.
Hubiese querido taparle los ojos con una venda, para que no la observara .
Igual se entregó lo mejor que pudo, supo soltarse y volar.
Y mientras se vestía, pensaba que respondería si él dijera lo mucho que se parece a su terapeuta, o si directamente le preguntase si era  Angela.
No podía soportar tanto temor y decidió irse lo mas pronto que pudo y hasta le hizo pedir un taxi para que Martin no sacara el auto de la cochera a esas horas. Idea que no fue muy del agrado de él. Pero accedió ante su insistencia.
El sábado pensó en como preparar un terreno de dudas y posibles preguntas sin respuesta para Martin.
Lamentablemente quedaban huecos de su vida privada que no podían llenarse con claridad.
Y Martín también, además de recordar esa noche de placer y caricias, estaba bastante confundido con su actitud de irse en la mitad de la noche con excusas no muy claras.
Volvió a peinar hacia atrás su flequillo, el que acomodó con gel, y estiró su cabello para recogerlo prolijamente, se puso sus anteojos, y con uno de sus atuendos grises comunes a Angela, salió a caminar, varias horas a la tarde.
Hasta que decidió ir a lo de Max. Para él también debería hacer una  historia para desaparecer un tiempo.

-Hola Max, estabas durmiendo?
-Un poco, no me avisaste que venías.
-Salí sin celular y lo decidí ahora al estar tan cerca, salí a caminar un rato.
-Estas linda, como siempre.
- Max, solo vos...
- si los demas están ciegos yo no tengo la culpa.
La abraza cariñosamente, le sonríe
- Estas luminosa, te pasó algo?
- No, nada.
- No le mientas a Max!!
- Nada, en serio, hay mate?
- Ya lo preparo, de verdad no pasa nada?
- No Max. .Me voy a ir unos dias, a la costa a la casa de Luisa, mi amiga.
- Que bueno, cuantos días.
- No se bien, tal vez dos semanas, estoy cansada, quiero tomar aire, ver el mar.
- Muy bien, me parece perfecto linda. No te pasa nada?
- Nooooooo, Max.
- Uy te voy a extrañar, me vas a llamar o me mandaras mails, algo...
- Si claro que si. A los pacientes les dije que me iba mas lejos, les dije Londres, por si decidia quedarme mas tiempo, les hablé de un curso, un congreso, y esas cosas.
- Ah mentirosa, y porqué?
- No se , se me ocurrió.
- bueno, lo tendrè en cuenta, para cuando venga este tipo, como se llama?
- Martín Olsen, el lunes.
- Si ya se, el lunes a las 19 hs. Que tal es?
- Ah, es un encanto, tranquilo, está llevando muy bien las cosas, educado, honesto, buena persona.
- Y fisicamente? te gusta?
- Max ,es mi paciente, pero a decir verdad es atractivo, interesante.
- Ah, mirá vos, mirá Angelita...
- Max, no jodas
- Ah pedís mucho nena.
- Y vos en que andàs?
- Salgo a veces con mi amigo Luis, y recorremos bares, miramos minas, chupamos, nos reimos, y nos volvemos.
- Jaja, y no te acercas a ninguna?
- A veces, pero hay tan poco que me interese, algún día....
- Ya vendrá,  vas a ver, una natural woman como decis vos, te dará bola.
- Una natural woman que no serás vos, ...que pena!!
(la abraza con ternura)
- Ni siquiera podríamos ser amigos con derechos?
- No Max, ya sabes que no. Pero te quiero un montón, lo sabes...
- Si lo se, pero....bue dejemoslo ahí. Ya te vas?
- Si, quiero comprar algo para comer antes que  cierren los negocios.
- No se bien que te pasa, pero hay algo....vos amiga tenes un secreto. Si te miro a los ojos, los bajas, nunca hacías esto, y lo triste es que es algo que no debo saber,  verdad?
- Te quiero Max, me voy
Lo besa en la mejilla y lo toma de los hombros llevándolo a la puerta.
- Sabes que a la corta o a la larga me voy a dar cuenta no? Tenes un secreto, lo se.
- Hasta la vuelta, te escribo, te llamo. Te quiero amigo.
- Uy la espina que me dejas clavada me ahoga, ............
(hace señas de ahogo con su mano en el cuello y apoyado en el marco, se deja caer, muy típico de las poses de Max)
- Jajaja, Looooooooooooco, me voy corriendo, es muy tarde.
- No  corras Angela, levantá vuelo, volá..........mi ángel., volá
Lo voy a descubrir, porque si es algo que no debo saber, tiene que ver con un hombre, algo pasó en estos días, será mi paciente nuevo?

Lunes 19hs.

-Si, quien es?
- Martin Olsen, paciente de Angela
- Ah si, si, ya bajo

(continuará......)






domingo, 30 de septiembre de 2012

9ª entrada de IDENTIDAD REVELADA


Dulce y desmedida

Paula y Martín recorren Puerto Madero, estacionan, y salen a caminar en una noche templada, sin viento, con una luna creciente que anuncia una próxima luna llena, pronto, muy pronto.
La noche es cómplice, deja secuelas, pero a veces no deja testigos, a veces la noche es solo de a dos.
En un momento de la caminata, Martín la frena para tomarla de la cintura y besarla, y ella acompaña, pasional.
La piel se calienta, se alborota la sangre, se atropellan los latidos.

- Paula, hace poco me mudé, estoy decorando mi nuevo lugar, pero no por eso no está listo para que vos y yo estemos juntos. Quiero llevarte, esta noche y no me parece apresurado.

- No, no lo es. Yo también quiero.

Y otra vez el beso, y otra vez la pasión, ya ahora casi desenfrenada, hizo que Martin tomara de la mano a Paula y la llevara hacia el auto.
Martín manejaba y cada tanto acariciaba su mano o la deslizaba por su pierna muy delicadamente.
Entró el auto a la cochera, y un poco nervioso ya, bajó rapidamente y Paula actuó de igual manera, se miraban y sonreían con esa complicidad típica de estas situaciones.

- En que piso es?
- El noveno.

El ascensor fue una previa encendida y tierna a la vez, la dulzura de Martín se mezclaba con sus hormonas sabiamente.
Ella solo se dejó llevar y correspondió maravillosamente a sus manos.

Han llegado, han abierto la puerta, y Paula pregunta por el baño.
Mientras Martin, revisa su cuarto con la mirada, se mira al espejo y desabrocha los botones de su camisa. Paula se está mirando al espejo pero no se pregunta si está haciendo bien las cosas.
Ella sabe que si, está todo mas que bien.

-Que pena, te desabrochaste los botones y eso es algo que me encanta hacer a mi.
-No lo sabía, ya mismo los vuelvo a abrochar.
-No no, no lo sabías, yo sigo con lo demás.

Una noche mágica ha comenzado, y Paula no solo está dejándose llevar, está soltando toda su sensualidad, aportando visceralmente todos sus sentidos.

continuará...




sábado, 22 de septiembre de 2012

8ª entrada de IDENTIDAD REVELADA

El dejarse llevar

Angela ha llorado, sola, ha pensado como seguir esta farsa y ha tratado de encontrar una solución para poder ver a Martín una vez mas, pero no herirlo, no escapar, sincerarse. Pero no logra encontrar un punto justo, las culpas comienzan a ejercer esa presión lógica que genera la mentira, el engaño.
Pero ha llegado otro viernes, y el cuarto celeste y la llave del secreto guardada celosamente espera ser encontrada una vez mas para abrir la puerta del deseo.
Tratando de dejarse llevar, por los sentidos, matando la frialdad de esa seducción engañosa, quiere encontrar a Martín y ha decidido llamarlo.

- Hola, Martín?
- Hola quien habla?
- Paula
- No puedo creerlo, había perdido las esperanzas , como estas?
- Bien, te pido disculpas, se que deberia haberte llamado antes pero...
- No sigas, no es lo que importa ahora, quiero verte, vayamos a tomar un café, te paso a buscar?
- No, tengo que salir ahora, pero podemos quedar en encontrarnos en dos horas si queres.
- Bueno decime donde y voy, tengo muchas ganas de verte.
- Yo también, te espero en el bar de la esquina, del lugar donde nos conocimos, el de la vereda de enfrente.
- Bueno a las diez esta bien?
- Si, perfecto. Te mando un beso grande
- y yo otro preciosa,. te espero.

Ha dado un paso importante, ahora Paula deberá reaparecer y está vez dejarse llevar por sus emociones, sin lastimar, y dejarse seducir, y dejarse abrazar, porque dentro de esa càscara avasallante está ella, temerosa, insegura pero sedienta de amor.
Soltó su cabello, se arregló y maquilló, está muy bonita pero menos provocativa, un jean, un remeron, nada de escotes, pero igual es Paula, es la que se atreve, la que avanza.
La mesa de un café, los pone frente a frente, mirarse a los ojos, sin poder bajar la mirada.
Pero ella sabe que hoy no puede decir la verdad total, no es capaz de decirle soy Angela Pinedo.
Quiere decir que seguir mintiendo va a ser imprescindible. Pero si desea decirle lo que siente al verlo, lo que sus sentidos demandan a pesar de todo.

- Hola, disculpa la demora, el tráfico...
Martín se para y la abraza cariñosamente y besa su mejilla advirtiendo su perfume.
-Estas muy bonita, estoy feliz de verte otra vez, como estas?
-Bien, yo tambien estoy contenta de verte. Termina la semana, mucho trabajo?
-Fue una semana tranquila, por suerte tengo empleados de mucha confianza y trabajamos a la par muy bien.
Y vos?
-Bien, todo normal, un poco cansada, tuve que correr un poco hoy, pero todo bien.
-Con quien vivis?
Empiezan las preguntas, y las respuestas no pueden demorarse.
-Con una amiga.
-Nunca estuviste en pareja, matrimonio, contame...
-No, algun noviazgo, pero sin convicencia y vos?
-Yo estuve en pareja hasta hace 7 meses. Estuve conviviendo 2 años y medio. No tuve hijos. Y estuve bastante mal al principio pero estoy saliendo de eso por suerte, con ayuda pero lo logré.
Sos la primer mujer con la que me relaciono o que me acerco desde la separación.
Quizas por eso esté un poco ansioso pero también entusiasmado, me entendes?
- Claro que te entiendo.
Paula acerca su mano a la de él sobre la mesa y lo acaricia.
Martin la mira y sonríe con complicidad.
- Que vas a pedir?
- Un cortado por favor
- Yo lo mismo (dirigiendose a la camarera)
Sabes que cuando te miro a los ojos, siento que te conozco de antes, pero es por momentos...

Paula baja por primera vez la mirada pero sonríe para disimular.

-Después , si queres vamos a dar una vuelta, tengo el auto estacionada acá cerca.
-Bueno, me encantaría.

Un encuentro comun entre dos personas que se gustan y comienzan a relacionarle.
Pero para ella es un esfuerzo lastimoso, apenas disfruta del momento, sabe que está sorteando escollos continuamente.
Cuanto tiempo podrá sostener el engaño?

(continuará)






martes, 18 de septiembre de 2012

IDENTIDAD REVELADA........7ª entrada

La ultima sesión

Lunes 19 hs.

-Hola Martín, como estas?
-Bien, alquilé un departamento Angela, conseguí en Belgrano un dos ambientes a la calle, estoy ahora con el tema de amueblarlo, de a poco, claro.
-Que bien, me alegro mucho.
-Volví a ver a Paula, la esperé en la vereda de aquel bar, quería verla llegar, pero llegué mas tarde que ella y la encontré cuando salía. Es extraño lo que pasa..
-Porque lo decis?
-Siento que le gusto, pero es raro todo, por momentos siento que quiere escapar de mi. No la entiendo. Nos besamos otra vez, muero de ganas de estar con ella. Pero no se mucho de su vida, quisiera tomar un café y charlar pero esperé su llamado pero no lo hizo.
-Y que vas a hacer? te sentis como defraudado?
- No, porque se que le gusto, hay algo, y no se que es que le impide soltarse, sincerarse.No se que hacer ahora, me queda esperar que me llame, porque no creo que vuelva al bar a esperarla otra vez.
-Tenes que hacer lo que sientas cuando llegue el momento. Solo tenes que ser vos.
-Si, claro.
- Martín, te quiero avisar que voy a hacer un viaje, y voy a dejar de atender.
- Si, por cuanto tiempo?
- Mirá, quizas me quede a vivir un tiempo en Londres, con una amiga que me invitó, aprovecharé ese tiempo no solo como descanso, pienso hacer unos cursos que me interesan. Por eso he pensado, que dado que no me gustaría que en este momento quedaras sin atención, podría, si estas de acuerdo, derivarte a un amigo, que quedaría en mi lugar por este tiempo.
Max vive acá cerca, no te quedaría incómodo para nada.
-Uy Angela para mi es como empezar de vuelta.
-No te preocupes, yo le haré una ficha tuya con tus antecedentes, y seguirás normalmente. Este viaje hace mucho lo tenía pensado solo faltaba ultimar detalles para tomar la decisión de irme. Vas a estar bien.
El tema de tu separación lo estas llevando muy bien, y esto que te ocurre ahora creo que solo depende de que te atrevas un poco mas, y hagas lo que sientas.
- y  desde cuando sería?
- Y ya sería desde el lunes próximo.
- Ah ya!!!
- Y si Martín. Hasta sería mismo dia y mismo horario, te parece bien?
- Está bien, pero si la cosa no funciona, dejo todo, no voy a forzar la terapia, los cambios asi no son buenos, creo.
- Bueno eso será tu decisión.
Esa mujer te intriga, te gusta, usa esta situación como un juego de seducción, y un desafío de volver a encontrarla y hacer que se suelte que te cuente que le pasa.
- No se muy bien que hacer ahora, tengo bronca, pienso que me equivoqué en algo, no se.
- Ella esconde algo que tendrás que descubrir, y està tratando de decirtelo con su actitud.
- Puede ser...
- Este el número de teléfono de Max, espero que lo llames y continues tu terapia.
- Bueno, veré, no me gusta mucho la idea, pero lo voy a llamar. Ya no te veo, ya te vas?
- El viernes, cualquier cosa si me necesitas en estos dias, llamame al celular, no hay problema.
- Te voy a extrañar...
- Yo también, bueno quiero decir, voy a extrañar a mis pacientes.
 Martín,... ella te llamará. estoy segura que lo hará.

Martin le paga como siempre y se despiden afectuosamente en la puerta, justo cuando sale Mili..
Ella los ve despedirse y cuando él toma el ascensor se acerca a Angela.

- Ese tipo te gusta no? Se te nota, vi como lo mirabas, cuando llamó al ascensor te lo quedaste mirando, te gusta no?
- Mili, es un paciente, por favor.
- Y que tiene que ver, no lo podes mirar como a un tipo cualquiera, vamos Angela, te vi, no soy tonta.
- Me voy adentro tengo cosas que hacer, hasta luego.
- Che no se te puede decir nada eh, asi estas sola como un hongo, tendrías que salir conmigo un día, y vas a ver como te avivo, en serio te digo Angela.
Ya había cerrado la puerta y Mili seguía hablandole.
- Yo si que te iba a sacar buena a vos.

(continuará)





domingo, 16 de septiembre de 2012

6ª entrada de IDENTIDAD REVELADA

Descartar a una

Desde el martes, Angela piensa en cambiar afeandose mas o comprar pelucas con otro color de cabello para Paula. Teme que Martin la reconozca en la segunda sesión y se teme a si misma que llegado el viernes no pueda frenar las ganas de volver a ese bar donde lo encontró.
Y no se puede confiar tanto en la semi oscuridad de los bares nocturnos.
Angela no es bonita, por lo tanto tampoco lo es Paula, pero el maquillaje, su cabello suelto y sobre todo la actitud hacen a la diferencia notablemente.
Pero teme, racionaliza sus intenciones, se mira al espejo varias veces por dia.
Hay momentos en el día cuando está sola que entra en pánico porque sabe que no podrá evitar el viernes ir al mismo lugar. Y no le conviene, corre riesgos.
Para Angela decide comprar unos anteojos mas grandes con un marco mas grueso, pero duda en hacer mas cambios.
Y para Paula decide comprar dos pelucas corte carré con fleqillo, una rubia, y otra castaño caoba.
Pero siente que no alcanza, que solo la actitud las diferencia totalmente,
Pero hasta cuando podrá intentar que Martín no se de cuenta?
Indudablemente debe dejar de atenderlo.
Llega el viernes, Paula no puede evitar salir, es ya una rutina imprescindible en su vida, pero esta vez no sabe donde ir.
O si sabe, pero el temor y la adrenalina, las ganas, y el juego se mezclan peligrosamente.
No puede evitarlo, y por primera vez, repite el lugar del viernes anteriori, solo para volver a verlo.
Un vestido rojo para nada escotado, botas, y la peluca oscura, y perfectamente pintada, pero elegante, sin parecer del montón sobresale en su caminar, y se denota en ella a una mujer especial.
Baja de un taxi, y al caminar siente que Angela está junto a ella supervisándola, y le duele, le molesta y se interpone entre Paula y los demás pero al mismo tiempo sabe que si lo viera a Martín solo Paula tiene la valentía de hablarle despues de lo ocurrido.
Sabe que él no es un príncipe que tiene en sus manos un zapatito de cristal para probar en su pie y eso la tranquiliza en cierta forma.
Pero también sabe que ella es Angela transformada y no Paula recien nacida con esa seguridad que la hacía salir a la calle.
Abre la puerta y camina hacia la barra sin mirar a los costados, solo mirando hacia adelante,pero esta vez se sienta en una mesa casi al fondo del salón.
Martín no está, se inquieta, se impacienta como una adolescente, sus latidos se aceleran.
Pasa mas de una hora y no se permite esperar mas, paga su consumisión y se levanta para irse, llega a la puerta, empuja hacia afuera, y llegando a la vereda lo ve venir caminando hacia ella, como si la hubiese estado esperando allí.

-Paula, deseaba encontrarte, no pude comunicarme con vos, como estas?
-Hola Martín.
-Estas distinta, te cortaste el pelo?
- Si, a veces se me da de cambiar mi look, soy de cansarme facil de los peinados.
-Estas preciosa, hasta te diría mas aniñada.
-Vamos a otro lugar, vamos a donde quieras, bueno no se si queres...
- Mirá Martin en realidad ya me iba.
- Quisiera volver a verte o encontrarnos mañana a tomar un café a la tarde, te parece.
- bueno dame tu teléfono y te llamo para arreglar.

Martin saca su celular y le dice el Numero que ella agenda y le dice te llamo y ya te quedará mi número en el tuyo.
-Llamame quiero verte con tiempo, que me cuentes mas de tu vida y yo de la mía. En donde trabajás?
-Soy asistente contable en un estudio y vos?
-tengo una librería en el microcentro, comerciante.
- Bueno Martín, te llamaré, lo prometo.
Y no pudiendo evitarlo se le acerca y lo besa acariciándole la mejilla con su mano, entonces Martín toma su cara con las dos manos y la besa intensamente, luego baja su mano derecha para desde su espalda acercala hacia él y besarla casi abrazándola. Ella no se resiste, es mas lo disfruta y se deja llevar.
- Paula me gustas mucho, no quiero que te vayas, pero si debes irte al menos dejame llevarte.
- Bueno está  bien.
El auto está a unos metros, suben y la lleva hacia su supuesta casa.
Ella lo hace parar luego de un recorrido inventado en el momento, no muy lejos de allí.
- Hasta mañana, te llamo, me encantó volver a verte.
Martín vuelve a besarla y abrazarla, ella baja y simula entrar en una casa con un pasillo largo y cuando está frente a una puerta hace que entra su llave, y lo saluda con la mano.
El se va, y ella al minuto sale camina hacia la esquina y toma un taxi. Un recorrido de quince minutos la espera hasta llegar a su casa en Nuñez.
Cierra los ojos, está desvastada, pero no confundida, no hay duda que se está enamorando, pero los problemas se acrecientan.
Llega a su casa, abre la puerta, saca su peluca y se sienta en su sillón a llorar, entre emocionada y llena de temores.
Sabe que llega el lunes, sabe que el sábado debería llamarlo, y tal vez vuelvan a verse.
Pero el lunes deberá deshacerse de su paciente para derivarlo a Max.
Un paso dificil pero que hará mas fácil las cosas.
O no...

continuará...



.


miércoles, 12 de septiembre de 2012

5° entrada de Identidad revelada

Max, un amigo especial

Max es un hombre muy especial, de estatura mediana, recibido tardiamente de Lic en Psicología, desprolijo, muy poco estructurado pero a su vez tiene prejuicios extraños.
Sobre todo extraños por la profesión que eligió.
Tiene pocos pacientes, en su mayoría hombres porque las mujeres le traen problemas, como dice él.
Es amigo de Angela desde los tiempos de estudio en la facultad.
Siempre le aclara que unicamente con ella, se casaría y formaría una familia. Comentario que pone un poco nerviosa a Angela, ya que ella no ve esa posibilidad, para ella es su amigo, a quien aconseja y cuida lo mejor que puede.
Una vez por semana, generalmente los martes por la mañana desayunan juntos en casa de Max.
Angela toca el timbre.
Max abre la puerta.

- Diosaaaaaaaaaaa, como está mi princesa natural?
- Hola Max, como estas amigo mio?
- Ahora que mis ojos se deleitan con su visión, mejor, mucho mejor, mi reina.
Medialunas?, galletitas integrales, budin ingles?
- Budín, con mate dulce.
- Perfecto. Angelita
- Sabes que quizas te mande un paciente, pero antes tengo que hablarle, el lunes próximo, si vos podes claro en ese horario.
- A que hora?
- Martín viene conmigo los lunes a las 19.
- A ver.... (se fija en su agenda)
Para que me fijo!!, si los lunes no tengo a nadie, y los martes tampoco, tengo uno el miércoles, dos el jueves, y dos el viernes. Y todos hombres. Tengo que pensar en vender cosas, dedicarme a la música en las plazas a la gorra. Sino la proxima no te voy a poder convidar ni el budín ni el mate. jaja
- Ay Max, lo siento tanto, pero yo mas no puedo hacer, te derivo lo que puedo, es que mujeres no te puedo mandar, vos ya sabes...
- No, no, me podes mandar, puedo correr el riesgo de no engancharme, pero también podes mandarme mujeres operadas, con caras estiradas y plástico en sus senos y no voy a sentir nada por ellas, mas que asco y repugnancia.
- Te das cuenta, o sea ninguna opción es buena, si es una mina al natural te podes enamorar perdidamente, y si no lo es la tratarás como un felpudo y te dejará en la segunda sesión, si es que viene a la segunda.
- No, momento, si es al natural, pero es fiera y tiene flor de despelotes, no me voy a enganchar mi reina.
- No me hagas hablar, hasta ahora no ha dado resultado, te mandé una señora que no era muy agraciada, tenía ciertas fobias a tratar y lo que hiciste, es inexplicable.
- Vos decis la Sra de Lopez?
- Esa misma.
- Pero esa sra. tenía fobia a los hombres y estaba desesperada por tener sexo, y me sedujo habilmente.
- Como es eso?
- Me dijo que yo la atraía especialmente, mis ojos, mi cabello, mis mocasines, como cruzaba las piernas, como tomaba mi lapicera para escribir, y como daba vuelta las hojas de mi cuaderno.
- Pero Max, sos un profesional, aunque te diga todo eso no podes invitarla a salir y llevarla a un hotel despues de un café.
Me lo contaste y me dije: ... Otra vez Max!! no lo podía creer.
-Si vos fueras mas que mi amiga no me pasarían estas cosas.
- No tiene nada que ver Max. Cuanto hace que no vas a tu supervisora Ana?
- Unos meses.
-Cuanto tiempo?
- y unos cuantos meses...
- Max si seguis así vas a tener que dejar la profesión y dedicarte a otra cosa, es la verdad.
- Pero vos no tenes idea los pechos naturales que tenía esa mujer, eran impresionantes.
- Max, basta, no me hagas enojar.
- No, no perdón, tenés razón, me pongo de rodillas ante mi diosa, mi reina maya. Perdón.
- Bueno, voy a hablar con Martín y trataré de convencerlo a que venga con vos.
Porque supongo que con él no  vas a tener inconvenientes.
- Quedate tranquila, ningún problema. Porqué me lo pasas, que pasó?
- Eh... creo que vos lo vas a llevar mejor, aparte ya está resolviendo sus problemas satisfactoriamente, pero la opinión de un hombre como vos, en lo que falta le hará mejor.
- No estará enamorado de vos no?
- No Max, no. De veras no.
- Ah, sino ya empezamos mal. Jaja.
- No, no.
- Bueno dale, hablale y mandameló, me hace falta la guita.
- Por eso pensé en vos, amigo, porque te quiero y no quiero que pases necesidades, pagaste las expensas?
- La verdad, no, ahi tenes el recibo, pegado en la puerta de la heladera.
Angela abre su cartera, y de su billetera saca el el dinero, y se lo deja en la mesada de la cocina.
- Angela, nunca tan bien puesto ese nombre, sos mi Angel guardián. Me das un abrazo.
- Bueno ( sonríe y le extiende los brazos)
 Mientras Max baja la mano derecha para tocarle un gluteo.
- Max, basta, me voy.
- Bueno, no te enojes, te quiero amiga.
- Yo también te quiero mucho y por eso te cuido.

Angela camina despacio las diez cuadras que la separa del dpto.de Max.
Y Martín sigue dando vueltas en su cabeza, es imposible no pensar en él.

- Te odio Paula!!

continuará...



lunes, 10 de septiembre de 2012

4ª entrada de IDENTIDAD REVELADA

Sesión de Martín.

A pesar que trató de ignorar lo que había pasado, escuchando música, saliendo a caminar, tratando de concentrarse para ver una pelicula, no pudo evitar pensar en Martín.
En como antes no había reparado en él, por un mecanismo de su profesión, o quizas porque solo Paula debería mirarlo asi, con deseo, con ansias. Solo ella podía hacerlo?
Ahora llegaba el momento de vivir una realidad distinta, algo que no le había ocurrido hasta ahora, enfrentarse a un hombre que la sedujo, que la besó, y seguir tratándolo como Angela, su terapeuta.
Ella sabía que Paula no aflora asi nomás, que está bien guardada, que necesita una serie de artilugios para renacer.
Pero......Angela estaba inquieta.
Suena el portero eléctrico.

-Quien es?
- Martin
- ya bajo

Baja a abrirle, con sus anteojos puestos, el pelo atado muy tirante, su pantalón negro, blusa blanca y hoy un saquito color manteca.
Le abre, le da un beso, y van juntos al ascensor, no cruzaron palabra.
Entran al departamento, y luego al consultorio.

- Como estas Martín?
- Bien, te vas a poner contenta.
- Si, porque? (Sonriendo)
- Porque por fin me animé y salí solo.
- Y como te sentiste?
- Al principio raro, pero estaba tranquilo, lo tome como lo que es, algo natural.
- Y luego?
- Luego ocurrió algo que cambió la noche, que la hizo interesante, distinta.
- Porque?
- Entró una mujer
 Angela, descruzó sus piernas, y su lapicera cayó al piso, la levantó antes que Martin la alcanzara.

- Se largó a llover bastante fuerte, y de pronto, abrió la puerta del bar una mujer, que no pude de dejar de mirarla. Caminaba desenfadada, pero elegante. Se sentó y sacó sus zapatos mojados con un desenfado que me hizo sonreir. Cuando dejó caer hacia atrás su piloto, parecía una escena de una película, parecia que caía en cámara lenta para dejar ver su hermosa espalda descubierta.
No podía dejar de mirarla, una intriga de conocerla me invadía, y ahi me di cuenta que ya había dado un gran paso, y que podia soltarme, que mi timidez se diluía.
Y me acerqué y le hablé. Creí que no iba a poder pero lo hice perfectamente, bueno no se si fue perfecto pero quiero decir con naturalidad.
- Si, te entiendo.
-Era muy fresca, sonreía hasta con los ojos, me arrastraba hacia ella, y yo no podía evitarlo. Bailamos, como hacía mucho tiempo no lo hacía. Pero de pronto prefirió irse, me dejó un número de celular y se fue bajo la lluvia, no quiso que la acompañe. Eso me desconcertó, porque se la veía muy bien, cómoda. Y de golpe se fue.
- Y que hiciste, la llamaste?
- Ayer intenté pero se ve que lo anoté mal porque me da con otra persona. Pero el viernes volveré allí.
Quiero volver a verla, hubo conexión, yo sentí que era correspondido, la besé...
- Porque decis que fuiste correspondido?
- Lo sentí, en todo momento, pero en el beso lo confirmé, hubo mucha química, vos me entendes?
- Si, entiendo. Bueno has dado un paso importante. Si no es esta, será otra, pero empezas a terminar con el duelo de la separación de Diana, del disgusto, de todo el proceso.
- A mi , te digo sinceramente, me gustaría volver a ver a Paula, ese es su nombre, Paula.
- Bueno quizas ocurra, quizas no, insisto, es muy bueno lo que te pasó y te sirve para seguir avanzando.
Veremos como seguis, como te vas sintiendo, que otras mujeres te atreves a abordar y como.
En que ámbitos, a que tipo de mujer, si solo o tambien con tus amigos, aunque tenes pocos en estado de soltería. Bueno, me alegro Martín.
- Esa noche, soñé con ella.
Angela, saco sus anteojos, se los volvió a poner, y se acomodó en el sillón como si algo le molestara, bajo la espalda de su blusa, y por último se desprendió los botones del saquito.
- Es que no podía dejar de pensar en ella, supongo que por eso soñé.
- Los sueños reflejan de alguna manera, a veces directa o también indirectamente, los deseos.
- Entonces se ve que la deseaba mucho, porqué soñé que hacíamos el amor.
Angela tosió una sola sola vez, antes de seguir hablando.
- Bueno, está  bien.
- Si, no te voy a dar detalles.
- No hace falta.
- No, claro (Martin sonrìe distendido)
- Como anda el tema del alquiler, estas buscando?
- Si, si justamente, hoy voy a ver uno, estoy mas animado. Pensé que puedo decorarlo a mi gusto, de a poco, claro. Y estoy por vender el auto, para arreglar el tema del dinero con Diana. Pero voy a a meterme en un plan de ahorro para un  cero.
- Bien, una pregunta
- Si.
- En el sueño, donde era, o sea estaban en un hotel?
- No, parecía que estábamos en mi lugar, pero yo no lo reconozco, pienso que es porque como ahora estoy viviendo con mi vieja, era supuestamente mi departamento, creo.
-Bien. Y estas relacionando la decoración de tu nuevo lugar con lo que veías en tu sueño?.
- Y algo si, creo, porque me sentía muy cómodo, había armonía en lo que veía, pero creo que la verdadera armonía la lograba ella. O los dos, tal vez.
- Bueno, Martin, lo seguimos la próxima, te espero el lunes.

Martín saca su billetera, le abona los honorarios.
Le da un beso y ella le abre la puerta.

- A esta hora está el señor de seguridad, él te abre, como siempre.

Angela cierra la puerta, va a hacia su cuarto celeste, se saca sus anteojos, y apoya su brazo derecho sobre la puerta del placard, y sobre el su frente.
Es la primera vez que la vida de Angela se entrelaza con la vida de Paula a través de una tercera persona.
Pero también es la primera vez, que un beso de un hombre la estremeció de esa manera, siente que esta vez puede involucrarse.
Sabe de él, es su paciente.
Conoce sus defectos pero tambien sus virtudes, y sus conflictos.
Y se pregunta, que voy a hacer ahora?
Y no lo sabe.


continuara...

3ª entrada de IDENTIDAD REVELADA

Tormenta mágica

Martin Pouzo decide salir de su ostracismo, una camisa color crema, un pantalon beige con cinturon al tono, zapatos marrón oscuro, y una sonrisa que apenas asoma todavía.
No ha podido superar la separación de Diana, pero está dispuesto a intentar relacionarse, salir a la vida de a poco, pero con actitud.
Está sentado en la mesa de un bar, solo, tomando una gaseosa, se siente raro..
No quiso salir con amigos, quiso probar salir solo y ver como se siente.
Empezar de vuelta, la soltería otra vez, ha pasado mucho tiempo.
Afuera ha empezado a llover, se abre la puerta y entra una mujer con un piloto negro, sacude su cabello que está mojado y camina hacia la barra desabrochando los botones muy despacio, se sienta y saca sus zapatos, ya que tiene los pies mojados, para que se sequen un poco, quedan a la vista de todos debajo su asiento.
Se desliza su piloto hacia atrás hasta casi caer, cuando ella misma lo toma y sacude con elegancia.
Deja ver asi su espalda descubierta de un vestido negro con vivos blancos, ajustado, que llega apenas arriba de la rodilla.
Martin está viendo esta escena, su mesa está detrás de ella, frente a la barra del bar.
El barman se dirige a ella

- Buenas noches, te sirvo algo?.
- Hola, me empapé, y tengo frío.
Me servis un cafe Irlandes, eso hará que entre en calor, estoy helada.

Martín seguía mirando la espalda de esa mujer mojada y atractiva que entró por la puerta.
Había poca gente, pero la mayoría de los hombres ya habían reparado en ella.
De pronto Martín tomó valor, y casi sin pensarlo se paró y caminó esos pocos pasos que lo separaban de ella.
Que lo separaban de Paula.

- Hola, como estas? Ademas de mojada...
Mi nombre es Martin, el tuyo?
- Paula
Ella giró su cabeza ya reconociendo la voz de Martin, su paciente desde hace 3 meses, y no pudo disimular sorpresa pero al mismo tiempo ni se le ocurría desperdiciar esa oportunidad.
Por primera vez lo veía como un hombre, fuera del ámbito de la terapia, y ella como Paula era un encuentro mágico entre un hombre y una mujer.
Sonrió y lo miró a los ojos, como diciendo, me arriesgo a todo, no me reconocerás.
Ni se le ocurrió pensar en que pasaría cuando el lunes llegue Martín a su sesión.
Ella no piensa en mañana, solo en hoy, y menos piensa en Angela.
Y asi fue, él solo vio a una mujer sensual, interesante, con una mirada penetrante.
Charlaron, se rieron, tomaron cerveza, el lugar se iba llenando de gente.
Se corrieron las mesas y la música los hizo bailar y reirse mas aún. El miraba mucho a Paula a los ojos, ella se ponía un poco tensa, pero se soltaba al instante.
En un momento, se acercaron mas y Martín tomo a Paula por la cintura y la acercó hasta besarla.
Cuando de pronto escuchan los gritos de un hombre, se nota borracho, empapado, mal vestido, caminando con dificultad, Paula se da vuelta y con sorpresa descubre que es su amigo Max.
Se aparta de la pista, y le dice a Martín que debe irse, que le encantó estar con él toda la noche pero no podía quedarse mas tiempo.
Martin se ofrece a acompañarla, pero se niega rotundamente. Le deja un número de celular falso, toma sus cosas y le dice nos veremos otra vez, y lo besa en la mejilla suavemente.
Huye casi como Cenicienta, pero no pierde el zapato...
Paula sale rapidamente antes que Max repare en ella, se queda bajo un techo esperando un taxi, mientras prende un cigarrillo.
La lluvia hacía que pocos taxis pasaran por alli, y los que pasaban estaban llenos.
Comenzó a correr bajo la lluvia, no podía quedarse mas tiempo alli, podría salir su amigo y reconocerla.
A las dos cuadras tomó un taxi y respiró.
Cerró sus ojos, y veia la cara de Martin acercandose a besarla y se estremeció.
Una noche de aventura de Paula.
Una noche que cambiará la vida de Angela..


(continuará)